Reflexiones de un terapeuta

Reflexiones de un terapeuta

Puede desplazar la barra utilizando las teclas y

¿Quién soy?

1C4A7365

Alí Neguib Barbosa Calderón. Psicólogo clínico. Soy Mexicano y nací en Mérida, Yucatán, en donde resido actualmente y mantengo mi práctica privada desde el año 2001. Entre mis estudios de posgrado se encuentran:

Maestría en Terapia Familiar y de Pareja / Certificación en Hipnosis Ericksoniana por el Milton Erickson Institute de Arizona /  Certificación en Terapia Racional Emotiva Conductual por el instituto Albert Ellis de Nueva York / Certificación en EFT (Terapia de Pareja Focalizada en las Emociones) por el Ackerman Institute for the Family de la ciudad de Nueva York.

Mi compromiso con la psicología es la actualización constante tanto a nivel profesional como personal con el objetivo de ser un psicoterapeuta eficiente y con múltiples herramientas para ayudar a facilitar los procesos de cambio a los que tengo el honor de ser invitado por mis clientes.

Anuncios

comparte tu opinión

Por favor escribe comentarios educados y que se mantengan en el tema.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

comentarios

Este artículo me caló hondo , luego de caer en una depresión por el fracaso de un proyecto personal que me llevó a mudarme de ciudad y de provincia para un futuro mejor para mí y mi hijo adolescente. Lo puse todo con vocación de servicio, hice lo que hice siempre durante toda mi carrera, trabajar y hacer lo mejor posible para brindar un servicio eficaz y no supe darme cuenta de que el grupo que dirigía lo que menos le importaba era cumplir con la función pública que ejercen y, en consecuencia, trabajar par ello . Viví un acoso laboral ascendente que comprendí demasiado tarde, por parte de quién era mi mano derecha en una ciudad que desconocía . todo lo que referis en el artículo lo viví y lo vivo. Con repercusiones en mi salud . Me refugié en el budismo. Me ayudó mucho . Mi hijo encontró su lugar en el mundo en esta ciudad. Yo aún no. No me resigno a que se respalde la parasitez burocrática cuando la ciudadanía es la que paga los sueldos del servidor público . Luego de un año caigo en la cuenta de que tengo que trabajar para aceptar el fracaso y la impotencia de la injusticia. Es muy difícil .te agradezco tus palabras . Me ayudaron mucho a la distancia. Muy acertadas!

Ana Gil

mayo 21, 2017

A %d blogueros les gusta esto: